Inventos

Aquí tienes la historia de algunos inventos que han revolucionado en mayor o menor medida la historia. ¡Que los disfrutes!

Las tapas (las de los bares, ¡eh!)

    Estando Alfonso XIII en una playa gaditana, se acercó al Ventorrillo del Chato y pidió un Jerez. Un camarero cortaba jamón cuando sse levantó un remolino y, para evitar que entrara arena en la copa real, lo tapó con lo que tenía más a mano. "¿Qué es esto?" preguntó extrañado el monarca. "Perdonad mi atrevimiento, Majestad, pero le he puesto una tapa para que no le entre arena en la copa". Pasado un rato, Alfonso XIII pidió otro vino "con otra tapa igual" y así comenzó lo que ya es una moda.

La anestesia

    Se considera que fue William Thomas Morton quien, a mediados del siglo XIX comenzó a utilizar la anestesia en medicina. Tras experimentar con animales y consigo mismo, aplicó éter a un paciente para extraerle una muela. En aquella época, resultó extrañísimo intervenir a un paciente sin necesidad de sujetarlo

El ascensor

    El primero en utilizarlo fue Luis XV, que mandó instalar uno en el exterior del palacio de Verslles en 1743. El invento respondía a una curiosa "necesidad": Resulta que él vivía en el primer piso de Versalles y su amante en el segundo. Gracias a un sencillo sistema de contrapesos, el furtivo amante subía sin cruzar el interior del palacio

El Bocadillo

    Lo inventó un cocinero para que su amo, John Montagu, Conde de Sandwich, no se molestase en levantarse de la mesa de juego ni para comer. Corría el año 1762 cuando el señor Sandwich comió por primera vez un bocadillo formado por una loncha de carne entre dos rebanadas de pan untadas con mantequilla

Las muñecas (las de los brazos no, las otras)

    Las primeras muñecas eran de madera, tierra cocida, cera o, en menor medida, de marfil. Con los griegos y los romanos, los brazos y las piernas comenzaron a ser articulados y ya en el siglo XIX se introduje en Sajonia la muñeca de papel maché, mientras que en Nurember y Londres se especializaron en muñecas de porcelana

La lata de conservas

    Este práctico descubrimiento es obra del confitero francés Nicolas Appert quien, en 1790, se percató de los efectos del calor en la consevación de los alimentos y de que, calentados a 100ºC en recipientes herméticos, podían conservarse casi indefindamente. En 1839 fue el inglés Peter Durant quien patentó los conocidísimos envases de hojalata

El papel higiénico

    Lo inventó el estadounidense Joseph Cayetty en 1857, aunque no se implantó hasta finales de siglo (hasta entonces se usaban hojas de diario). El empuje final se lo dieron los hermanos Scott, que empezaron a venderlo en rollos y empaquetado, dado que se consideraba impúdico tratar cuestiones relacionadas con la limpieza del trasero

El bolígrafo

    El americano John F. Loud obtuvo la primera patente de un bolígrafo a finales de 1888. Los primeros modelos, aún poco depurados, sólo podían escribir en superficies bastas como cartón. No obstante, tuvimos que esperar hasta la Segunda Guerra Mundial para que el húmgaro Lazlo Bozo creara el primer "boli" para escribir en papel

El despertador

    El primero del que tenemos noticias es uno de tantos inventos de Leorando da Vinci. Se trataba de un ingenioso aparato que, llegada una hora, despertaba al durmiente frotándole los pies y haciéndole cosquillas. Por lo menos, amanecían con una sonrisa en los labios

El semáforo

    El primero se instaló en Boston en 1840 y no utilizaba luces sino un primitivo sistema compuesto por dos tablillas que subían y bajaban alternativamente en las que podía leerse "Go" (pasar) y "Stop" (parar). Las luces fueron idea de un policía de Detroit llamado William L. Potts, que las utilizó a partir de 1920. Nueve años después se instaló en Madid el primer semáforo de España, entre ls calles Barquillo y Alcalá

El turrón

    El origen de este preciado dulce navideño en está nada claro. Para algunos se creó durante el reinado de Felipe IV. Las autoridades barcelonesas organizaron entonces un concurso público para encontrar un alimento que no se echara a perder rápidamente. Lo ganó un confitero llamado Turrons, que presentó unas tortas de miel y almendras: el primer turrón.

El biberón

Se utiliza desde la antigüedad para alimentar a los bebés a los que sus madres no podían amamantar. Hasta finales del siglo XVIII, la tetina estaba formada por un trozo de tela con dos extremos enrollados. Uno de  ellos se mojaba en el recipiente con el alimento (leche, normalmente) y el otro servía para que la criatura succionase. También se hicieron de esponja, de cuero remojado e, incluso, de la ubre de una vaca desecada (el que más se parecía a la tetina actual). La higiénica tetina de goma comenzó a usarse en el siglo XIX y, actualmente, se fabrican de silicona o caucho.

Las gafas de sol

Los jueces fueron los primeros en utilizar gafas con cristales ahumados allá por el siglo XV para que ocultaran en los juicios la expresión de sus ojos. En 1930, los pilotos militares de EEUU usaban gafas de sol con un cristal especial de color verde capaz de absorber la banda amarilla del espectro luminoso

La lavadora

Los romanos fueron los primeros que utilizar lavadoras manuales, es decir, que eran ellos quienes movían y golpeaban la ropa enjabonada y quienes, posteriormente, le echaban agua limpia hasta que quedaba aclarada. En 1780, Robinson de Lancashire patentó la primera máquina automática para lavar, escurrir y exprimir la ropa, aunque hubo que esperar cien años para que la máquina calentase el agua.

El cigarrillo

Lo inventaron los pobres de Sevilla en el siglo XVI, cuando los nobles fumaban puros y tiraban las colillas a la calle. ¿Y qué se les ocurrión alos pobres para fumar sin tener dinero?. Como no podían decirle a los nobles aquello de "¿Tienes un cigarro?", decidieron recoger las colillas del suelo, machacarlas y envolverlas en un papel para fumárselas.

El lavavajillas

Lo inventó la señora de un político norteamericano allá por 1880, harta de que sus criados rompieran sus carísimas vajillas al lavarlas. Para ello sumergió en agua caliente una rueda de carro a la que iban atados varios cestos en los que colocó sus valiosas porcelanas. Después acopló al artilugio un motorcillo que hacía que la rueda girase y... nos dio la clave para despedirnos de los guantes de goma.

Patines de ruedas

Los primeros patines de ruedas de los que tenemos constancia datan de 1759 y fueron idea de un fabricante de instrumentos belga que quiso hacer una entrada espectacular en una fiesta. Para ello, arrancó las cuchillas de unos patines de hielo y les colocó dos ruedas alineadas en el centro. Causó sensación con su espectacular entrada pero también hizo un gran ridículo al no conseguir frenar y estrellarse contra un espejo.

Crema hidratante

La inventó Claudio Galeno sobre el año 157 en los ratos libres de su trabajo como médico de la escuela de gladiadores de Pérgamo. Preparaba cosméticos y en uno de sus experimentos descubrió que el aceite vegetal, mezclado con agua y cera de abejas, era refrescante y deba elasticidad a la piel.

El estetoscopio

Lo inventó el médico francés René Theophile Laennec por pura casualidad a principio del siglo XIX. Dado su carácter retraído y altamente pudoroso, el doctor Laennec no se atrevía a aplicar su oreja sobre el pecho desnudo de sus pacientes para escuchar su corazón, y empezó a utilizar un tubo de papel enrollado que pronto supo que aumentaba el volumen de los latidos. De ahí al fonendoscopio, sólo hubo que perfeccionar el invento, que nació en 1816.

El consomé

En contra de la creencia popular de que es un plato francés, cabe reivindicar su autoría española y explicar el por qué de tal confusión. Al parecer, los soldados napoleónicos saquearon la biblioteca del monasterio de Alcántara y se llevaron un recetario de cocina de los monjes que contenía un plato llamado "consumado". Los franceses le llamaron "consommè" y lo hicieron popular.

Las patatas "chips"

Estas patatas nacieron, aunque sin bolsa, a finales del siglo XIX en un balneario neoyorquino. Una noche, el cocinero, harto de que uno de sus clientes se quejase porque las patatas que servía eran demasiado gordas, las cortó tan delgadas como le fue posible y las frió. Lo que consiguió el irritado cocinero fue justo lo contrario de lo que pretendía. Sus patatas fueron un éxito y se hicieron populares hasta nuestros días.

El Donut

El más primitivo apareció en Holanda en el siglo XVII y era una pasta frita en la sartén. Los ingleses lo exportaron a Estados Unidos cn el nombre de doughnut (pasta de nueces), aunque tenía el problema de que quedaba crudo en el centro. En 1847, un  marinero americano lo solucionó haciéndole el ya clásico agujero.

La escalera mecánica

La primera data de 1894. Cuatro años después, los almacenes Harrod´s de Londres instalaban una mejorada y, era tanta la impresión que causaba que, para que los visitantes se decidieran a probarla, se les ofrecía una copa de coñac justo antes de subir.

La caja registradora

La inventó el propietario de un bar de una ciudad norteamericana de Ohio en 1879 para evitar que sus empleados le robasen parte de la recaudación diaria. Cinco años después, la National Cash Register Company le compró la patente y empezó a producirlas de forma masiva.

 Volver a Curiosidades
Ir a menú principal