El periscopio es ese instrumento que utilizan los submarinos para poder ver por encima de la superficie del mar cuando están sumergidos. Están formados por una serie de lentes y de prismas ópticos. Nosotros podemos construir uno más sencillo con un par de espejos y unos trozos de cartón de alguna caja.

Construye un tubo de cartón de 10 cm de ancho y de entre 50 cm y 1 metro de largo.

Primero dibuja las líneas en el cartón y luego repasa con unas tijeras apretando fuerte sobre las líneas por las que vas a doblar, hasta conseguir romper las primeras capas del cartón. Luego doblarás hacia adentro.

Para pegar puedes emplear tesa film o cinta aislante

 

Compra, en una cristalería dos espejos de 14 cm de largo y 10 cm de ancho y pégalos en el tubo, como en el dibujo, de manera que formen ángulos de 45º con las paredes del tubo.

Construye otros dos tubos, de igual ancho pero más cortos, y pégalos en los extremos del tubo largo.

Comprueba el funcionamiento y decora el tubo.

Con este sencillo periscopio podrás observar la calle desde una ventana sin ser visto, ver lo que hay encima de un mueble alto sin tener que subirte a una silla...

 

El periscopio se basa en la reflexión de la luz (la luz, al chocar con el espejo "rebota" como lo haría una pelota en una pared). Se trata de desviar la luz dos veces, en la forma que muestra la flecha roja en el esquema de la derecha.


Volver