C.P. MARÍA LLUCH.
TORRECILLAS DE LA TIESA, CÁCERES

Ana Nebreda Domínguez
Maestra y responsable de la Biblioteca

Todos comentamos la necesidad de leer más, comentamos las dificultades de comprensión que tienen nuestros alumnos cuando leen, los pocos momentos que se dedica a esta maravillosa actividad... ¿ Por qué cuesta tanto leer?. ¿ Cómo despertar esta pasión en los chicos y chicas?.

Desde nuestro Colegio nos hicimos estas preguntas y tal vez no tengamos aún las respuestas adecuadas, pero sí sabemos que nuestra función es motivar y conducir hacia la lectura a nuestros alumnos de una manera relajada, afectiva y divertida.
Con este propósito decidimos cambiar y reformar el espacio de la biblioteca.

Nuestro primer objetivo fue convertir el “almacén de libros” en una biblioteca pensada para niños. Organizar la biblioteca es crear un nuevo espacio educativo lejos de las tareas obligadas y de los criterios de libros de texto, para dejar que los intereses de los niños, con el consejo de los profesores, puedan satisfacerse.

Para organizar la biblioteca hay que trabajar sobre dos aspectos fundamentales: uno referido a la parte técnica, que atiende tareas como catalogar, poner tejuelos, clasificar y organizar espacios. Y luego otro referido a la animación a la lectura, trabajo éste dedicado a planificar y motivar las actividades lectoras.

Tardamos dos cursos en informatizar la biblioteca, en catalogar, etiquetar, organizar lecturas por edades, forrar libros, clasificar... una tarea hecha con mucha ilusión, mucho empeño y a la que hay que dedicarle mucho tiempo. Pero merece la pena, pues el control de los libros, CD’s, vídeos y otros fondos, únicamente se puede hacer si están bien organizados.

Trabajamos los siguientes aspectos:

- Informatización con el programa Abies.
Abies es un programa informático de gestión de bibliotecas, editado por el MEC, y que puede solicitarse al responsable de la Junta de cada Comunidad. Con este programa se catalogan fondos, se imprimen los tejuelos , etiqueta que nos indica el autor, el título y un número que identifica el tema de cada volumen. También nos imprime las etiquetas de código de barras para cada ejemplar, que puede ser leída por un escáner manual. Además, controla los préstamos, devoluciones, catálogos, estadísticas de uso y otras acciones.

- Etiquetado de los libros, poniéndoles dos tipos de etiquetas de colores: La primera es una pegatina circular en la parte superior del lomo, que indica la edad del lector al que va dirigido el libro: Infantil (color plata) / 1º y 2º(rojo) / 3º y 4º(amarillo) / 5º y 6º(azul) / E.S.O. (verde).Esta etiqueta es orientativa, por supuesto, cada niño puede coger el libro que desee.

- Las segundas etiquetas se refieren al tema que trata cada libro, según la CDU. Estas segundas etiquetas de colores (un color por cada tema), se colocan encima del tejuelo en el lomo del libro, así cada niño puede saber cuál es el tema principal que trata: historia, ciencias, religión, literatura...

- Forrado de libros con plástico transparente. Esta tarea la han llevado a cabo los alumnos de ESO, y se realiza para evitar que los libros se deterioren con el uso.


- Colocación de libros en las estanterías, siguiendo los siguientes criterios:
Una zona de libros de lectura infantil y juvenil, organizados por edades, cada edad con su estantería, y cada estantería señalada por un ratoncito, nuestra “bibliomascota”, vestido con el color que corresponde a esa edad.


Otra zona dedicada a libros de consulta (enciclopedias, diccionarios, atlas y tratados generales), organizados por temas: literatura, arte, geografía, historia, diccionarios, ciencias...

Una nueva zona para libros de profesores sobre pedagogía, temas transversales y materias de especialistas, además de libros para adultos y revistas.
Y por último la zona de medios audiovisuales, donde encontramos vídeos, CD’s, DVD’s, diapositivas, mapas, cintas de música, etc.

Para realizar todo este trabajo, se formaron pequeños grupos, que se responsabilizaron de cada una de las tareas.

El siguiente objetivo fue decorar la biblioteca y ambientarla, para que fuera un espacio agradable:

- En la zona de vídeo, pusimos moqueta bajo las sillas para que no hicieran ruido al moverse.
- En cada estantería se colocaron carteles de madera indicando la edad de los lectores y decidimos que la silueta en madera de un ratoncito, vestido de diferentes colores, fuera la mascota de la biblioteca.

- Hicimos grandes murales para colocarlos en las paredes encima de las estanterías, con vivos colores y personajes de cuentos y fantasía.

- Colocamos paneles que orientaban a los chicos sobre el significado de cada color en cuanto a los temas de la CDU.
- Carteles de los horarios para el uso de la biblioteca y zona de ordenadores.

- Dedicamos una estantería sólo para los “libros con estrella y novedades”, aquéllos que ya se habían leído y habían gustado mucho, o libros que recomendamos para temas puntuales que queramos trabajar, bien para resaltar días especiales de interés pedagógico, bien para trabajar temas comunes sobre centros de interés.

Tras ello conseguimos hacer de la biblioteca un espacio muy acogedor y grato.

Para ponerla en marcha fue preciso:

- Hacer un carné de lector para cada niño, que desde el programa Abies se hace sin dificultad.

- Informar, a través de un pequeño boletín, sobre las normas que había que respetar en el uso de los libros, la duración de los préstamos, los fondos que pueden utilizarse solamente en la biblioteca y los que pueden llevarse a casa.

- Repartir a los niños un “Diario de lecturas” que diseñamos nosotros y nos los hicieron en una imprenta, en el que el lector podrá anotar los datos del libro que ha leído, sus sensaciones, cosas que ha descubierto, e incluso podrá hacer una ilustración.

- Establecer un horario y unos turnos por cursos para ir a la biblioteca.
Durante todos los recreos la biblioteca está abierta y cada curso tiene asignado un día a la semana. Cada curso además, dispone de una hora a la semana de biblioteca en horario de clase, para realizar trabajos, leer o cualquier otra actividad que el profesor estime oportuna.

Durante el recreo los alumnos más mayores hacen de “Ayudantes de Biblioteca”. Su labor consiste en colocar libros, ayudar a los pequeños, anotar los préstamos y reparar o forrar libros. La colaboración que nos prestan es genial.

El desarrollo de todo este trabajo de la Biblioteca ha supuesto un impulso a la vida cultural del Colegio, se ha recuperado un espacio educativo que no existía, se han ordenado todos los fondos documentales que tiene el Centro, y se ha convertido en un lugar de recursos, reunión, lectura, trabajo e investigación.

Mientras tanto, a través de un grupo de trabajo bajo la asesoría del CPR de Trujillo, nos visitaron varios expertos para orientarnos sobre diferentes temas relacionados con la lectura: Técnicas para catalogar libros; Literatura tradicional y oral; Animación a la lectura... Y descubrimos que el objetivo no es sólo (que ya es mucho), leer libros, sino que jugar con las palabras, escribir pequeñas historias, hacer sus propios cuentos, dibujar escenas, presentar libros leídos, inventar poemas... también conducen al gusto por leer y entender las palabras.

La biblioteca ya estaba creada, el trabajo “técnico” realizado y solo faltaba llenarla de actividades, vivirla.


Nuestra biblioteca fue inaugurada y visitada por la Directora Provincial de Educación y Ciencia que fue entrevistada por nuestros alumnos.

Algunas de las actividades que hemos realizado son:

- Presentaciones de libros. Nos reunimos en la biblioteca con los alumnos para contar a los demás el libro que hemos leído, de qué trata, quién lo ha escrito, qué es lo que más nos ha gustado... Si el libro nos ha parecido muy interesante, lo colocamos en la estantería de los “libros con estrella”.

- “Un viaje por...”. En Ciencias Sociales, cuando trabajamos sobre los Continentes, los alumnos divididos en pequeños grupos realizan un trabajo sobre un país del Continente que tratamos. El trabajo, siguiendo un guión que el profesor les da, se realiza consultando enciclopedias, libros de viajes y mapas, así como buscando literatura del país, cuentos y autores. Los trabajos finales se presentan al resto de los compañeros, se encuadernan y quedan como fondo de la biblioteca.

- Los profesores forman un grupo de lectores comprometidos a leer un libro de literatura infantil y juvenil cada quince días. Nos reunimos y contamos qué nos ha parecido, cómo está escrito, a qué lectores se dirige, cuál es su tema... De esta manera nos resulta más fácil recomendar lecturas a nuestros alumnos, pues tenemos una referencia.
- Tenemos una caja grande donde guardamos los cuentos ilustrados realizados por los niños de todos los niveles. Estos libros no pueden llevarse a casa, pero sí leerlos en la biblioteca y tratan de temas muy diversos. Lo divertido es que cuando pasan los años, los alumnos ven sus cuentos realizados cuando eran pequeños.

- En la zona de ordenadores trabajamos el uso de la multimedia con CD educativos.

- Uno de los fondos más visitados son los álbumes de fotos. Todas las fotos realizadas en el Colegio en días especiales y excursiones, se colocan en álbumes, con etiquetas que nos señalan la fecha. A los niños les encanta verlos una y otra vez. Es un motivo para recordar, comentar, reír y comunicarse.

- Se realizan exposiciones temáticas cuando queremos trabajar un tema concreto, como en esta imagen, el ecosistema del Parque Natural de Monfragüe.

- En la zona de visionado, vemos documentales y películas de entretenimiento o relacionadas con temas que estemos trabajando.

- Y por supuesto, tenemos nuestro buzón de sugerencias, para atender las necesidades de cualquiera de nuestros usuarios.

Como reto para nuestro futuro, nos proponemos hacer la página web del Colegio y el Periódico Escolar desde la Biblioteca y por supuesto... seguir disfrutando de la lectura.